Radioaficion

Qué es la Radioafición

¿El radioaficionado es un científico?

Código o Decálogo del Radioaficionado

De lectura Obligada

¿A DONDE SE DIRIGE LA RADIOAFICION DEL FUTURO?

Me gustaría contaros una frase que me encanta, aunque pido disculpas porque ahora soy incapaz de recordar quién la dijo, una frase que dice así: “La vida es sólo lo que nos queda por vivir”.

Por si no os ha quedado claro el sentido, lo aclararé diciendo que lo pasado ya ha ocurrido y no se puede cambiar; el presente ya no tiene ningún interés porque ya lo hemos vivido también y, realmente, sólo cuenta lo que podamos vivir en el futuro; es decir, nuestras ilusiones por hacer algo, por participar en algo, por disfrutar haciendo algo; en resumen, todo lo que nos queda por vivir, porque lo que merece realmente la pena es la larga preparación de lo que será una breve acción o participación en alguna experiencia nueva.

El mundo está lleno de personas sin un futuro previsible interesante, especialmente todas aquellas que han llegado ya a cierta edad (debe de ser la 4ª edad, porque yo ya soy de la 3ª y no me cuento) en la que las limitaciones físicas hacen que sus posibilidades de “hacer algo nuevo” sean muy, pero que muy reducidas. Ya no ven ningún futuro interesante ni vislumbran ninguna actividad que les atraiga en el futuro. Ya solo disfrutan contando “batallitas” de su pasado, historias que repiten una y otra vez para desesperación de los que ya se las conocen de memoria.

¿Le está pasando algo así a la radioafición como colectivo? ¿Estamos viviendo de batallitas y no conseguimos descubrir un futuro que interese? ¿Cómo vamos a atraer a nuevas generaciones hacia los misterios de la radiofrecuencia si no les ofrecemos un futuro interesante que valga la pena?

Comunicar, charlar con los amigos, hablar con dónde sea, cuando se quiera… eso lo puede ya hacer todo el mundo sin necesidad de un equipo de radio, sin necesidad de ser radioaficionado. Se puede hacer por teléfono (fijo o móvil), por agenda electrónica (por I-phone, Blackberry…) , por internet con el Skype y similares… y pronto bastará con el televisor (interactivo) y con la nevera (con pantalla y micro), y hasta con el portarrollos del papel higiénico, si a alguien se le ocurre fabricar el portarrollos electrónico.

¿Qué podemos ofrecer nosotros con la radioafición que suponga algún atractivo para las nuevas generaciones de jóvenes? ¿Dónde podemos encontrar algo que les proporcione experiencias gratificantes como las que nos ha proporcionado a nosotros la radioafición?

Me parece que en el espacio terrestre actual lo tenemos crudo. Por desgracia, aquí en la Tierra, sólo podemos aspirar a que algún día el país nos necesite para las comunicaciones de emergencia en una gran catástrofe. Aunque sería mucho mejor que nunca ocurriera, no sólo porque no la deseamos, sino porque descubriríamos que no estamos preparados precisamente para eso.

Mientras tanto, tenemos que conformarnos con prepararnos con entusiasmo y espíritu de servicio, ejercitándonos en simulaciones que hasta ahora se limitan a coordinar cabalgatas, carreras ciclistas y otros acontecimientos deportivos y culturales. Nada que no se pueda resolver también con móviles y GPS.

¿Hacia dónde podemos dirigirnos nosotros para ilusionar y atraer nuevos futuros candidatos a radioaficionados?

Está difícil aquí en la Tierra.

Me temo que sólo nos queda realmente el espacio exterior. Sería un triste panorama si no dispusiéramos de innumerables posibilidades que no acabamos de desarrollar ni promover plenamente. Solo participan minorías en todo esto. Veamos la lista:

– Satélites de todo tipo para escuchar e intentar comunicar, captar imágenes, analizar telemetría, etcétera, etcétera…

– Un resplandeciente Sol para estudiar sus radiaciones electromagnéticas en las bandas que dominamos.

– Una hermosa Luna para utilizarla como espejo para rebotes de comunicaciones.

– Innumerables meteoritos para intentar comunicaciones por reflexión en sus estelas ionizadas y analizar su trayectoria y aparición.

– Y todo un Universo lleno de planetas, estrellas, galaxias, nebulosas, quasars, etcétera, que emiten radiaciones electromagnéticas que la radioastronomía amateur puede explorar.

¿A qué estamos esperando para dedicarnos a promocionar el máximo posible todas estas actividades del futuro? ¿Qué para eso está la AMSAT, la URE y las demás asociaciones? ¿Por qué no me preguntáis qué está haciendo ahora el gobierno de turno para arreglarlo?

Seamos serios. Todos tenemos alguna responsabilidad y, si todos hemos disfrutado mucho haciendo cosillas gracias a la radio, ahora nos toca devolver un poco de lo bien que lo hemos pasado y contribuir con algún granito de arena a construir el edificio del futuro espacial. Sí, he dicho del futuro espacial.

Lo de las comunicaciones de radioaficionado de siempre ya no sirven para interesar a nadie. Son las batallitas de nuestros abuelos, porque resulta que los abueletes ya somos nosotros. Creía que ya había quedado claro al principio de estas líneas.

Por favor, no dejes de aprovechar ninguna oportunidad ni dejes de echar alguna manita a cualquier asociación o colega que se proponga algo nuevo que sirva para promocionar la radioafición del futuro, no la del pasado.

Contamos contigo.
73, Luis, EA3OG

error: Content is protected !!